lunes, 2 de abril de 2012

LA MÁS SENCILLA Y NOBLE REALIDAD

LA MÁS
SENCILLA

Y NOBLE
REALIDAD



 Por más que quise no pude.
 ¿Y aquella fotografía…?
Las hay buenas en Youtube
Y en internet de valía.

 Pero nada, no encontraba
Aquella que yo quería
Y…la he visto, recordaba.
Era viva, la sentía

¿Dónde estará me decía?
Mas de pronto, ¿fue un sueño?
La recordé, la veía.
Era un Cristo de madera
Sencillo, de gran valía.

Su cara una reguera
 De sangre y sudor. Dolía
Verlo así representado.
La gente pasaba al lado
¡Una foto! Y sonreía.

 En el filo de una acera
Un hombre que así vestía:
Capa larga, negra, austera.
Y un hachón que bien lucía

Le miraba y me miraba.
-Era la que yo buscaba-

 La misma cara de Cristo
La del hombre de la acera.
Y yo absorto, me decía
Es igual que yo le he visto.

 No fue sueño o pesadilla.
La más clara realidad.
En un pueblo de Castilla
Y es La Alberca, de verdad.

Y era Cristo, no te asombre.
El Hijo de Dios hecho hombre.
 (A cuántos se esmeran
 en hacer estas hermosas
 y anónimas fotografías)

No hay comentarios: