viernes, 31 de julio de 2015

PILARES Y RAIGAMBRES DEL DI´AGOSTO









































PILARES Y RAIGAMBRES DEL DI´AGOSTO
“Hay que crear amistades, fervorosos amigos de todo y en todos los lugares. España se resiente de esa falta de amistad que hace hoscos los semblantes de los pueblos. Hay que crear amigos de las pobres cosas y de los pobres seres en todos  los rincones de España”- Federico Muelas

Frente aquellos que se presentan como excelsos protagonistas del escrito o discurso fácil,  copiadores de frases y textos de otros –la palabra no precisa firma, aunque valga mil veces menos que una imagen-.
Surge la verdad de las cosas sencillas, que están  presentes en las fiestas patronales albercanas en su más puro, noble y rancio sabor. En esa sencillez que ofrecen sus elementos más naturales  y significativos.
Los cohetes con campanas. / Flauta alegre y tamboril.
Bailes y danzas serranas
De su acervo juvenil.

-Y si un gracioso engalana
Su aspecto es más pastoril-


La procesión.  Con  la ofrenda :/ De especiales reverencias.
Autos, Loas   y comedias.
Explosiones e incidencias.
Y un Satán…
                     -Se recomienda-.

AL VUELO DE LAS CAMPANAS
Cuando llega agosto y en día solemne, hay que echar las campanas al vuelo. Esas campanas que aunque hoy estén sincronizadas para sus diversos toques, bodas, fiestas, entierros, fuegos,… nos siguen transmitiendo con su singular lenguaje la emoción del momento. El esquilón albercano tiene el privilegio de tocar días antes anunciando si en las fiestas hay toros.
TOQUE A VÍSPERAS
El toque más emocionante es el toque a vísperas. Entonces es cuando en verdad se echan las campanas al vuelo más que nunca y sobretodo en ese momento que el tamboril y la flauta recorren también al unísono las calles del pueblo con su alegre pasacalle que anuncia fiesta.
EL RELOJ DE LA TORRE
La campana del reloj de la torre marca la pausa que deben de seguir los toques de las diferentes campanas y en especial la campana mayor, la principal. Esa que lleva inscrita en su bronce estos versos: “La Asunción es mi patrona / Y yo con  gran alegría/ desharé nueves y vientos/ cantando el Avemaría”.
BOMBAS Y COHETES
Pero las campanas no están solas, aunque hoy necesitan como muy bien dice Federico Muelas, amigos de ese lenguaje tan propio de ellas que distinguen unos lugares de otros.
Su vuelo va acompañado del estampido del cohete, más moderado que en otros tiempos que llegó a convertirse en el principal protagonista del arrojo, de la valentía y del miedo.
En la actualidad, “el correr la pólvora” por los cielos azules, que indican, mejor que nadie, la mentira del momento, necesitan estar bien encauzados y mejor dirigidos.
LA OFRENDA DE LAS MAYORDOMAS
En una época la correría polvorienta era tan violenta que no quedaba un alma en el centro de la plaza, no siendo las Mayordomas que iban ofrecer. Hasta debajo de los soportales se metían sin ton ni son. Y es que las fiestas para los antiguos serranos tenían que ser “sonás” Si no había “sonanda no había mandanga”.
LA PROCESIÓN
Acompañando a ambos, cohetes y campanas, nace en agradable desorden la Procesión que conduce a la imagen a la Plaza. En ella los bailarines vienen y van con sus toques de castañuelas, flauta y tamboril afiligranando los pasos del alegre cortejo y  que presiden autoridades y mayordomos, con sus largas capas, de la más pura Orden de antiguos Caballeros Cristianos y ellas con sus trajes del más rancio sabor hispano. Sobre todo, ese traje de Vistas que, en pluma tan autorizada  como la de Ortiz de Echagüe, es “el traje más antiguo de España”
LA FLAUTA Y EL TAMBORIL
Es el tamborilero el verdadero organizador de todos los actos y con sus diferentes toques, la musiquilla acompaña  las idas y venidas de la ofrenda,  para que esta se haga con la mayor pureza.
Y una vez acabada esta, los danzarines bailan ante la Virgen, tocan sus castañuelas, chocan sus palos, se enredan en bailes y pases de emocionado compás, “trenzan y destrenzan” las cintas del ramo ante un alegre revoloteo de danzarinas que, como palomas al viento, alegran a la entusiasta concurrencia.
MÁS COHETES, ESTAMPIDOS Y CAMPANAS
Acabada la Ofrenda de la plaza, la Procesión regresará al templo y sonarán de nuevo las campanas; como lo harán los cohetes, si las posibilidades económicas lo permiten, a lo largo de todo el día y de todas las fiestas. Y…sí ese “Y”,… -nos lo está diciendo-, enmudecerán y volverán junto a los cohetes a sonar en fiestas, acontecimientos ¡ O vaya usted a saber en qué..!
Y es que…
Las campanas de mi pueblo / sí que me quieren de veras
Cantaron cuando nací / Y llorarán cuando muera.







































































































No hay comentarios: