lunes, 4 de abril de 2016

PRIMER ITINERARIO SERRANO:LA ALBERCA/DON MIGUEL DE UNAMUNO




















PRIMER ITINERARIO SERRANO:LA ALBERCA/DON MIGUEL DE UNAMUNO

EL RINCÓN DE LA PALABRA
Muy acertada ha sido la elección de este lugar para que el retrato de Unamuno realizado por Florencio Maillo cuelgue desde aquí.
¡AGUA VA…!
Empecemos por el anecdotario del lugar, pues era una costumbre muy habitual en nuestros pueblos de la Sierra de Francia, pregonar primero lo que vendría después. Pienso que lo estoy diciendo bien. Aunque si sucedía al revés era por la mala costumbre que tenían algunos viajeros cuando el coche de línea se detenía en este lugar. “Y por ser un señor cura de un pueblo cercano, sólo le cayó medio vaso”.
Decía la señora vecina que a veces tenía que soportar esa mala costumbre.
AL FONDO EL SANTO HOSPITAL
Con una cruz ennegrecida de madera  en su fachada y farolillo de aceite que se atizaba todos los días.
Era una de esas tradicionales casas llamadas “de Por Dios”, que acogía a los caminantes o peregrinos que pasaban por el lugar camino del Santuario de Peña de Francia o que hacían la ruta jacobea del apóstol Santiago y que por su pobre indumentaria los niños llamábamos “El tío del “Unto”, otras veces eran afiladores que bajaban de Galicia o caminantes como “el tío de las medallas” que tenían prohibida la estancia, igual que a  los hojalateros, en el atrio de las Ermitas.
BIBLIOTECA MUNICIPAL
Por la década de los años setenta el Santo Hospital se arregló y convirtió en moderna biblioteca. La entonces joven señorita Cruz fue una de sus primeras encargadas. Y al lugar se le puso el nombre del maestro, profesor y escritor José María Requejo. Que aunque no había nacido en La Alberca, aquí había salido adelante de una grave enfermedad. Encontró su mejor apoyo tanto en lo medicinal como literario en el médico Dn. Luciano Barcala y con su impulso escribió el libro “La Alberca, Monumento Nacional” con una portada del mismo de María Teresa Barcala. El libro tuvo y sigue teniendo un enorme éxito y atractivo.
EL RINCÓN DE LA PALABRA
La entrada del rincón es un admirable lugar para que en días soleados se descanse en el poyete y se pueda gozar del amplio panorama que ofrece, la cruz con los principales signos, grabados en la piedra, de la Pasión de Cristo; la fuente con dos caños y largo pilón; la Casa Teatro antiguo Palacio de los Duques de Alba. Su entorno, que es el paso entre la Fuente de la Balsada y la Calle de la Puente, es el mejor sitio para tomarle el pulso a la vida local y comercial. Si te dejas ver, puedes mantener una buena conversación con quienes a menudo  pasan por allí. El lento gotear de la fuente relaja, igual que la caída lenta y pausada de la campanada del reloj de la torre y el agradable tonillo  de la turronera  que ofrece turrón al visitante.
¡Si quieres ambiente! Momentáneamente te lo va a ofrecer el tamborilero que pasa, la furgoneta que vende loza en el Solano, o el cerdito de San Antón que se detiene a husmearte. ¡Si sientes curiosidad por el toque de una campana! Asómate a la esquina y verás pasar por la Balsada a la Mujer de las Ánimas…
ESCRITOS DE DON MIGUEL DE UNAMUNO
Es famosa la fotografía de la plaza de La Alberca,  con don Miguel pasando por ella, seguramente al ser Rector de la Universidad de Salamanca tuviera que hacer alguna visita escolar  al antiguo edificio  que estaba en su Plaza Mayor. Pero por lo que sabemos su lugar preferido fue la Peña de Francia, lugar de descanso, de retiro, de pensamientos de altas miras y sentimientos profundos. Visita Batuecas, las Hurdes, pasa por aquí en diferentes ocasiones. Pero el sitio más predilecto siempre es: La Peña de Francia.
ANDANZAS Y VISIONES ESPAÑOLAS
Es en este libro donde podemos leer los párrafos más profundos  y sugestivos  que bien merecen  la pena de leerse, releerse y comentarse;  haciendo si se quiere un recorrido por el pueblo e ir leyéndolos en cada rincón o en cada calle detenidamente. Nosotros lo hemos hecho pegándolos en varias esquinas  y calles de nuestro blog.
Y así los titulamos:
VIÑETA DE UNAMUNO, el de las casas caseras, maderas renegridas, relicarios de dulce intimidad, rutina, nostalgia, España inacabadera.
Y el otro es:
LA PANORÁMICA LÍRICA, pueblos que desde lo alto parecen cogerlos en un puño y allí abajo son todo un mundo. Este, no sé por qué,  me recuerda  el famoso Discurso de la Edad de Oro que escribe Cervantes en el Quijote, no tiene parecido, pero sí  en uno hay búsqueda de  musicalidad; en este deseo, anhelo, esperanza,..“Y los hombres  miran al cielo, por si llueve sobre la tierra”.

Hablo en plural porque fue mi padre quien me dijo: Escríbemelos a máquina porque quiero llevarlos en el bolsillo  y así cuando venían algunos de sus amigos escritores como: Gil de Biedma, Alfonso Grosso, Camilo José Cela, Angel María de Lera, Antonio Moragón, Garciasol,…sacaba estas hojitas y gustaba comentar con verdadero entusiasmo.





















































































































































































No hay comentarios: